Blogia
haciendosurco

Todo está en los libros

Entonces (cosas de la vida) el barbateño se vuelve loco. Pero loco de atar, o sea. Absolutamente majareta. Mientras el chico se arrastra por la cubierta dejando un reguero de sangre y rompiendo como puede tiras de su camisa para hacerse un torniquete en el muslo, Marrajo se inclina sobre é, le quita en dos manotazos la bandera de la cintura, se pone en pie, y encaramándose por los tablones rotos de la regala a la mesa de guarnición, importándole ya todo un huevo, agita el paño a gualdrapazos en dirección al tres puentes inglés. Perroshijosdelagrandísimaputa, aúlla hasta que parece a punto de rompérsele la garganta. Mecagoenvuestrosmuertoscabronesyenlaputaqueosechóalmundo, joder todo ya. Por mis dos huevos. Por tós mis muertos. Por Cristo y la Virgen que lo parió.

- ¿Y sabéis lo que os digo?... ¿Sabéis lo que os digo, casaconesjodíosporculo?... ¿Queréis saberlo?...¡¡¡Puesquemevaisachuparelcipoteeeeeee!!!

Y luego, ronco de gritar, sordo de sus propias voces, oyendo como un rumor confuso, lejano, los estampidos de los disparos, los cañonazos, el ziaaang, ziaaang de las balas que buscan su cuerpo, Nicolás Marrajo Sánchez, natural de la ensenada de Barbate, provincia de Cádiz, hijo de madre poco clara, sin trabajo ni profesión conocida salvo la de pícaro, contrabandista, rufián y buscavidas, escoria de las Españas, reclutado forzoso por un piquete de leva en la Gallinita de Cai, se envuelve la bandera roja y amarilla en torno a la cintura, remetiéndosela por la faja, y se pone a trepar como puede por los obenques, tropezando, resbalando en los balanceos y sujetándose de milagro, mientras todos los ingleses del mundo y la perra que los trajo apuntan con sus mosquetes y le disparan, pam, pam, pam, y él sigue trepando y trepando ajeno a todo, entre docenas de plomazos que pasan zumbando, ziaaang, ziaaang, y él sube y sube y requetesube, una mano, un pie, otra mano, otro pie, entrecortado el aliento, los pulmones en carne viva y los ojos desorbitados por el esfuerzo, blasfemando y jiñándose a gritos en cuanto albergan el cielo y la tierra, cagoendiezycagoentodo, sin mirar abajo, ni al mar, ni al paisaje desolador de la batalla, ni al tres puentes inglés cuyos tiradores, poco a poco, sorprendidos sin duda por esa solitaria figura que trepa al palo del barco moribundo con una bandera sujeta a la cintura, van dejando de disparar, y lo observan, y hasta algunos empiezan a animarlo con gritos burlones al principio y admirados luego, hasta que el fuego de mosquetería cesa por completo. Y cuando por fín Marrajo llega a la boca del lobo de la cofa, y allí, las manos temblando, con uñas y dientes, como puede, anuda la bandera y ésta se despliega en la brisa (el puto león con la lengua fuera), desde el navío inglés llega el clamor de los enemigos que lo vitorean.

Cabo Trafalgar. Arturo Pérez Reverte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

A -

Yo también pensé que era obra de pichi. una pena
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

pasmarote -

Ojú, la historia de esa batalla tiene mucha miga!
Desde aliarnos a los gañanes y para colmo soberbios gabachos, el almirante Villeneuve ordenó atacar a sabiendas del temporal porque sabía de su destitución con una estrategia absurda frente al brillante Nelson, de como 4 navíos franceses huyeron y otro estalló antes de la batalla, y como se hundieron en esa costa más de una treintena de navíos entre españoles y franceses, uno de ellos el Santísima Trinidad, el mayor de la época con 134 cañones.
Y seguimos sin aprender....

eldani -

y yo que pensaba que lo había escrito el pichi en una ida de olla...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres